Un trasplante de corazón le devuelve la esperanza a una familia de Chincha

0
491

En octubre del 2017, una incesante tos preocupó a la familia Yataco Tasayco. Jesús, su hijo de apenas cinco años, no paraba de toser. Esta preocupación impulsó a la familia del pequeño Jesús a tomar un bus desde nuestra natal Chincha con dirección hacia Lima.

Al llegar a la capital, los doctores le hicieron una serie de exámenes y llegaron a la conclusión que el problema era el corazón del niño. “Me dijeron que era muy grande. Yo no entendí, pero sabía que era grave”, detalla la señora Tasayco.

Se le realizaron otros exámenes a Jesús y el diagnóstico fue cardiomiopatía dilatada, una falla avanzada del corazón. “Se sinceraron y me dijeron que tenía tres meses para despedirme de él, que lo deje todo para acompañarlo. Mi vida se derrumbó al oír eso”, recuerda la madre.

Los padres de Jesús fueron a otro hospital, pero el mensaje era el mismo: la enfermedad era grave y sin posible solución. Mientras estaban en el pasillo del hospital, una señora los vio llorando y les preguntó el porqué de su tristeza.

Ellos le contaron todo y ella les dio una sugerencia oportuna: pidan su traslado al Instituto Nacional Cardiovascular (INCOR) de EsSalud y fue allí donde este Guerrero fue salvado por manos benditas de doctores, quienes hicieron este trasplante de corazón. Ahora el será un niño que vivirá para contarlo, Dios es grande y hizo de este niño un Guerrero.

Fuente: Diario El Trome

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here