Secuestran a pareja de enamorados en A.H. Santa Cruz y los abandonan en la Villa

0
1310
DCIM105GOPROGOPR8106.JPG

Era un lunes cualquiera, cuando una joven pareja de enamorados salió a pasear dentro del A.H. Santa Cruz, sin saber que serían los protagonistas de un secuestro al paso en una de sus calles.

Los relojes marcaban las 7:00 de la noche del lunes 28 de octubre, cuando M. (28) y su pareja A. (24), dejaron la casa de los padres de uno de ellos y avanzaron unos 50 metros para tomar el pasaje que une la calle «Los Incas» con la carretera Panamericana Sur, cuando un auto de color rojo cerro su paso.

LA HISTORIA CONTADA POR LOS PROTAGONISTAS:

“Eran tres tipos, uno manejaba el carro, otro estaba de copiloto y uno viajaba en la parte de atrás”, relata la joven. “Ni bien el carro se detuvo, dos de ellos se bajaron y nos obligaron a subir al vehículo”, continua detallando la mujer.

“Una vez que nos subieron al auto nos pusieron boca abajo y comenzaron avanzar a la ciudad de Pisco. Ellos no permitían que los miráramos y en todo momento nos amenazaban con sus armas, manifestando que tenían que matar a uno de los dos”, “Nos golpearon y nos despojaron de todo el dinero que llevábamos en los bolsillos”, manifiesta el hombre.

“Los ladrones querían saber nuestra identidad, nos pidieron nuestros nombres, amenazándonos que no denunciáramos los hechos porque nos buscarían para atentar contra nuestras vidas”, “Después de dos horas, y con todas las cosas de valor en su poder, nos liberaron detrás del mirador San Carlos en el distrito de Túpac Amaru Inca”, señaló la mujer.

Pasaje donde sucedió el secuestro

¿DÓNDE ESTUVO EL SERENAZGO Y LA POLICÍA?

Por espacio de dos horas estuvieron estos jóvenes secuestrados, corriendo sus vidas peligro, además de recibir insultos y amenazas por estos delincuentes que encuentran en Santa Cruz las condiciones adecuadas para cometer sus fechorías.

Mientras ellos vivían esta pesadilla, el serenazgo del municipio de Paracas, estaba más preocupado en los cruces peatonales y la Policía Nacional esperando que se denuncien los hechos para accionar.  

Esta inacción rebaso la paciencia de los vecinos, quienes han sido claros en no permitir que se ejecute otro robo dentro de su vecindario y no van a declinar si es que deben defenderse con todos los medios que tengan. Ellos se organizaran desde mañana y según los que tenemos entendido «Harán justicia por sus propias manos».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here